domingo, noviembre 29, 2009

Glee

Gaudeamus Igitur

Como muchos de ustedes sabrán, la escuela donde ahora doy clases es la misma donde estudié el Kindergarten, la Primaria, la Secundaria y la Preparatoria. Personalmente, le tengo un afecto muy especial. Así como esa institución me vio pasar por quince de mis años más críticos hasta el momento, yo también he presenciado una evolución constante de la Escuela hasta el día de hoy. Particularmente, recuerdo cuando cumplió 50 años de haber sido fundada.

Esa vez, la maestra de Etimologías llegó al salón con una grabadora y nos anunció que estaríamos cantando durante el festejo de la Escuela. Nos explicó que existía un canto ortodoxamente académico llamado Gaudeamus Igitur y que, con la ayuda del profesor de música, nos estaríamos preparando durante esas semanas para hacer el ridículo frente a toda la escuela, cantando en Latín. En aquella época, debo confesar, no me desagradó la idea, pues solía gustarme bastante el Latín; además, era una oportunidad para probarme como cantante, lo cual, al final, resultó ser un verdadero fracaso, pero ése será tema de alguna otra publicación. La maestra de Etimologías empezó a repartir hojas con la letra de la canción y pasamos la primera hora de clase traduciéndola, evidentemente haciendo énfasis en el romanceamiento de las palabras y las conjugaciones de los verbos. Terminamos con un esquema similar al siguiente:

Latín

Español

Gaudeamus igitur
Juvenes dum sumus.
Post jucundam juventutem
Post molestam senectutem
Nos habebit humus.

Alegrémonos pues,
mientras seamos jóvenes.
Tras la divertida juventud,
tras la incómoda vejez,
nos recibirá la tierra.

Ubi sunt qui ante nos
In mundo fuere?
Vadite ad superos
Transite in inferos
Hos si vis videre.

¿Dónde están los que antes
pasaron por el mundo?
Subid al mundo de los cielos,
descended a los infiernos,
donde ellos ya estuvieron.

Vita nostra brevis est
Brevi finietur.
Venit mors velociter
Rapit nos atrociter
Nemini parcetur.

Nuestra vida es corta,
en breve se acaba.
Viene la muerte velozmente,
nos arrastra cruelmente,
no respeta a nadie.

Vivat academia!
Vivant professores!
Vivat membrum quodlibet
Vivant membra quaelibet
Semper sint in flore.

Viva la Universidad,
vivan los profesores.
Vivan todos y cada uno
de sus miembros,
resplandezcan siempre.

Tiene más estrofas, pero no son del todo apropiadas para el ambiente escolar de nuestros días. En general, éstas son las que recuerdo haber cantado.

El Gaudeamus Igitur es el himno universitario por excelencia, muy en tono con la tradición del carpe diem, por lo que suele ser cantada en las ceremonias de graduación, especialmente en Europa, aunque la tradición ha venido a desembocar en Estados Unidos también. En la Universidad de Yale, el Glee Club inicia tradicionalmente cada concierto con esta canción y varios Glee Clubs han adquirido al Gaudeamus como himno conmemorativo de sus actos.

Glee Club

En estricto sentido, (y aparte de ser una palabra en inglés para denotar regocijo) glee se refiere a una canción, normalmente interpretada por, al menos, tres solos, y normalmente no es acompañada por música. Este tipo de canciones solían expresar sentimientos idílicos o fraternales. En ocasiones, incluían partes para sopranos que eran cantadas por los más jóvenes, aunque, con el tiempo, se fueron incluyendo mujeres en este tipo de cantos.

El primer Glee Club fue fundado en Londres en 1787 y este tipo de grupos se puso de moda hasta mediados del siglo XIX. El Glee Club más antiguo de Estados Unidos es el Harvard Glee Club, fundado en 1858. Hoy en día, muchas instituciones educativas, sobre todo estadounidenses, siguen teniendo al Glee Club como una de sus actividades extra-académicas.

Glee: A biting comedy for the underdog in all of us

Ryan Murphy, Brad Falchuk, e Ian Brennan retomaron el concepto del Glee Club y formaron una serie de televisión de Fox, llamada Glee. A pesar de que fue originalmente concebida como una película, hace algunas semanas salió al aire esta serie y, francamente, no he podido dejar de verla. Esto tiene un gran significado para mí, sobre todo si suponemos que no veo nada de televisión desde hace ya varios años. La última vez que seguí una serie de este estilo, fue cuando todavía pasaban nuevos capítulos de Friends. glee 2 Glee cuenta la historia de un coro de preparatoria conformado por lo que los convencionalismos sociales occidentales actuales llamarían fracasados sociales. De esta forma, muestran varios de los clichés de las minorías adolescentes estadounidenses, desde la niña ñoña, hasta el chico en silla de ruedas, pasando por el personaje asiático, el gay, la afroamericana, el punk, y demás. Todos estos estudiantes son dirigidos por el profesor de Español, quien hace todo lo posible por levantar los ánimos de sus alumnos a través del canto, el baile, y un poco de ejercicios histriónicos.

En lo particular, me parece una maravilla de serie. Capítulo a capítulo, me voy adentrando cada vez más a las historias de cada uno de los personajes principales y me encariño con varios personajes secundarios. En alguna ocasión, platicando con una amiga, comentamos nuestras opiniones y perspectivas frente a la vida y nuestra pasión por los musicales. Terminamos la sesión (casi terapéutica) con la siguiente frase: “'Cause life should be like a musical; with witty songs, flashy dances, and an astounding ending.” Eso es lo que representa para mí esta serie de televisión. Las canciones son, en su mayoría, covers de canciones populares e, incluso, canciones de musicales de Broadway. Las adaptaciones me parece que son bastante buenas, pero cabe resaltar las coreografías que, en su gran mayoría, son dignas de un espectáculo neoyorkino.

El reparto

Podría describir a cada uno de los personajes, pero he decidido que, por tiempo y espacio, mejor mencionaré con los que me he identificado más y los que más me han divertido:

Will SchuesterWill Schuester: ¿Cómo no identificarme con el profesor de Español y director del coro? Su esperanza y empeño por  regresarle al Glee Club sus tiempos de gloria me recuerdan a mí mismo, tratando de dar quizás una de las clases menos populares de la escuela donde trabajo. Su pasión por la música, el baile y por sus alumnos, lo llevan a una vida de creatividad constante, mientras que, por otro lado, vive aferrado a la idea de que algún día será papá, sentimiento que, como saben, también me es singularmente atractivo en mi vida diaria. Es interpretado por Matthew Morrison.

Sue Sylvester: Es, tal vez, uno de los personaSue Sylvesterjes antagónicos más interesantes de nuestros tiempos. Funciona como el coach de las porristas, quienes son, junto con el equipo de football, el natural rival de los chicos que participan en el coro. Tiene una personalidad destructivamente competitiva y el cinismo con el que encara a Will Schuester es, francamente, apabullante. No dejo de reír cada vez que aparece Sue en escena. Creo que Jane Lynch ha hecho un excelente trabajo encarnando a Sue Sylvester.

Emma Pillsbury Emma Pillsbury: A pesar de ser un personaje meramente secundario, creo que estoy profundamente enamorado de ella. Jayma Mays interpreta a la orientadora escolar. Es un personaje totalmente pulcro (a veces, hasta obsesivo), con un amor platónico que trata de ocultar, pero quien se ha tenido que adaptar a las circunstancias maritales de su amado. Vive con un optimismo total que, junto con la expresividad absoluta de sus ojos, la hace totalmente encantadora.  Rachel Berry

Rachel Berry: Después de haber estado en Spring Awakening , Lea Michele regresa a sus orígenes musicales en Glee, interpretando a Rachel, sin duda una de las integrantes más talentosas del coro. Es el total opuesto de las chicas populares y todo lo contrario al grupo de porristas que la atormentan. Sus sueños de gloria y su perfeccionismo total hacen de ella la típica niña ñoña que se esfuerza por salir adelante sin importar lo que los demás piensen de ella, a pesar de que, en ocasiones, ponga en riesgo a su amor actual.

Finn Hudson Finn Hudson: Cory Monteith es el chico deportista que decide entrar al coro escolar. Finn vive en el constante dilema de cantar en el coro o dejar de sacrificar sus amistades, su popularidad, y hasta su novia. Por otra parte, vive creyendo que es el responsable de que su novia esté embarazada, pero el espectador sabe que hay más allá de ese asunto. La pregunta es saber si en algún momento podrá conocer la verdad. Tal vez no sea uno de los mejores actores del reparto, pero me parece fascinante cómo trata de mantener ese equilibrio.

Kurt Hummel: Chris Colfer ha interpretado dos canciones de dos de mis musicales favoritos: Chicago y Wicked. Kurt eKurt Hummels el chico gay que vive atormentado por el equipo de deportistas escolares por sus preferencias sexuales. Sin embargo, en ningún momento ha perdido el estilo ni su gusto por la moda. En uno de los primeros episodios, le contesta a sus agresores “One day, you’ll all work for me,” lo que denota una alta autoestima. También ha demostrado total lealtad al club del coro y vive tratando de entender cómo su papá puede aceptarlo como es sin perjudicarlo al mismo tiempo.

Conclusión

Cuando empezaron a sacar los capítulos en México, fue impresionante la cantidad de gente que se comunicó conmigo de distintas formas (teléfono, correo, SMS, chat, etc.) para recomendarme esta seria. Creo que se debió al hecho de que tanta gente sabe lo mucho me gustan este tipo de entretenimientos y lo poco que veo televisión. Muchas gracias a todos. En verdad he disfrutado de cada capítulo. Siento que es lo que High School Musical debió haber sido pero que nunca llegó a ser. Si alguien tiene algún comentario de Glee, la televisión o de este blog en general, siéntase bienvenido de compartirlo.

Reblog this post [with Zemanta]
Publicar un comentario